Alejandro tiene 34 años, hace ya cinco que fabrica composteras. Se dio cuenta que quería dedicar su vida a hacer o más bien producir un impacto positivo en nuestra ciudad, Buenos Aires. Tras años de trabajar en la industria del diseño y pasar horas frente a una pantalla se dijo a sí mismo: “quiero cambiar de rumbo, buscar algo nuevo, hacer algo que me llene”. 

Después de un viaje largo por el exterior, en el año 2013, sus seres queridos lo incentivaron a que se animara, él podía ser un agente de cambio, independizarse, ser un poco más libre y dedicarse a algo que le hiciese bien a él, al ambiente y a las personas que lo rodean: sostenibilidad.

Se levanta bien temprano, prepara sus cosas y pedalea unos cuatro kilómetros en su bicicleta hasta su taller en Villa Maipú, casi al lado de Tecnópolis. 

“Si tenemos objetivos grandes, tenemos que hacer un esfuerzo grande”, me comparte en una pausa en su taller.

Un ejemplo de disciplina y perseverancia. Terranova, su proyecto de composteras crece de forma ininterrumpida desde su inicio en un año en que el país enfrenta una grave crisis económica y casi nada prospera.

Alejandro hoy fabrica unas 42 composteras al mes, ya van unas 230 desde que empezó el año. Cada compostera tiene una capacidad promedio de 80 litros y permite que una familia tipo de cuatro personas transforme los 280 kilos de residuos orgánicos que genera al año, en 84 kilos de abono orgánico de primera calidad. Cuatro bolsas de 40 litros de abono, $1200.- a hoy.

Hoy Alejandro, como todo emprendedor que busca crecer, tiene el enorme desafío de empezar a delegar parte de sus tareas y dedicarse cada vez más a aquello que solo él puede hacer. Aparecen preguntas como: ¿Cuál es el propósito de Terranova? ¿Dónde es que él se ve en cinco años? ¿Cuáles son sus objetivos y cuál es su plan de acción para llegar hasta ahí?

Ni hablar de la destreza que requiere el sortear los innumerables desafíos que un contexto de crisis continuas que un país como la Argentina postula para sus habitantes. 

Sin embargo, aquellos que están buscando ser cada día más sostenibles y conectarse con un propósito mayor parecen tener viento a favor y estar sostenidos por algo más grande. Tal vez algún día entendamos que es lo que eso es.


2 commentarios

damian · 9 julio, 2019 a las 8:23 pm

Quisiera saber un poco mas de las composteras y como es el sistema

Andrea · 10 julio, 2019 a las 11:02 pm

Me alegro mucho., por su crecimiento y este cambio es bueno y beneficioso para el medio ambiente, lo conozco y es de buena FAMILIA y le deseo un futuro increíble…éxitos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *